Archivo | diciembre, 2010

Aprender a convivir con la afasia

19 Dic

A pesar de que es una secuela habitual tras un ictus, la sociedad apenas conoce este transtorno. Para las familias resulta muy complejo aprender a convivir con un afásico, que suelen sentirse marginados socialmente. El lenguaje es una característica que nos define como ser social y, una vez arrebatado, es muy difícil adaptarse a nuevas formas de comunicación. Hay varios tipos de afasia, según detallan los expertos, y no sólo afectan al habla. Afectan a la comprensión, a la escritura, al lenguaje gestual…y a la propia personalidad.

Pongámonos en su lugar: ¿Cómo te sentirías si llevaras sin poder hablar dos años tu propia lengua? ¿Cómo reaccionarías si tu entorno evitara conversar contigo porque no te entienden? ¿Y si no tuvieras el control de tus palabras? Los enfermos que sufren afasia se sienten inadaptados, fuera de su entorno habitual y en muchas ocasiones sufren depresiones. Deben aprender a comunicarse de nuevo. Y la voluntad del receptor es limitada. Por experiencia, cuando una persona topa con un afásico reacciona con rechazo ¡porque no la entiende! No es mudo, pero repite la misma palabra todo el tiempo, dice frases sin sentido, grita porque pierde los nervios…Personalmente, yo he vivido este rechazo e, incluso, he visto a mi madre llorar de desesperación porque nadie la quería atender. Dan la espalda por desconocimiento, pero hay personas que sufren mucho en ese ostracismo.

¿Y los familiares cómo conviven con un afásico? Al principio, francamente mal. Volvemos al problema de origen: la falta de información. De igual modo que en el hospital te enseñan pautas para adaptar tu hogar a las necesidades del enfermo, sus departamentos sociales podrían orientar también a los familiares para saber cómo tratar a los afásicos. Consejos que se aprenden con el paso del tiempo, facilitados por la Fundación Vivir con Afasia, como hablar despacio, con frases cortas, sin gritar, usando gestos de refuerzo y siendo conscientes de lo más importante: debemos tratarles como adultos, no como niños.

Los familiares debemos aprender a convivir con esta dura secuela, que muchas veces, arrebata parte de la relación que teníamos con el familiar afectado. La labor de adaptación se basa, desde mi experiencia, en tener altas dosis de paciencia y dar preferencia a otras vías de comunicación: imágenes, gestos, dibujos…La clave es definir la herramienta que mejor se adapta  a la necesidad de cada paciente. El lenguaje no verbal es fundamental y sólo nos damos cuenta cuando nos falta el habla: un gesto, una mirada, un tono dice mucho más que mil palabras.

Anuncios

Negras estadísticas…Una labor urgente

11 Dic

Cada seis segundos muere una persona por ictus en el mundo. Cada segundo siguiente, el ictus ataca a una persona, sin tener en cuenta su edad ni su sexo. De todos ellos, seis millones fallecen. Alrededor de 30 millones de personas han sufrido un ictus y un alto porcentaje se queda con secuelas.

En España, el ictus es la segunda causa de mortalidad.Afecta cada año a entre 120.000 y 130.000 españoles. De todos ellos, 80.000 fallecen o sufren algún grado de discapacidad. Actualmente, más de 300.000 españoles presentan alguna limitación en su capacidad funcional por haber sufrido un ictus.

¿Te das cuenta del alcance de la enfermedad y la falta de conciencia respecto a su impacto? ¿Todavía crees que debemos quedarnos de brazos cruzados? Ayúdanos. Necesitamos tu apoyo. Dejemos de ser enfermos olvidados.

Fuente: Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN

‘Alta Sensibilidad’: Isabel narra su lucha contra el ictus

8 Dic

Isabel Polomeque. Foto: ADN

24 años. Isabel Palomeque sufrió un ictus con 24 años. En plena cena con amigos, dejó de sentir la parte derecha de su cuerpo, perdió el habla y se derrumbó con convulsiones. La operaron de vida o muerte. Cuando despertó del coma, a los 13 días, se encontró llena de tubos, hemipléjica,  dependiente, incapaz de controlar sus necesidades y sin poder comunicarse. Se sentía “condenada a cadena perpetua”. Con el paso del tiempo, perdió su trabajo, a su pareja, a algunos amigos… La familia ha sido esencial en su recuperación.

Ahora, sólo mira hacia adelante. Es una mujer más fuerte, independiente, vive sin rendirse y ha escrito un libro: Alta Sensibilidad. Isabel centra su energía en la danza, va a la universidad, mantiene su lucha contra la afasia y en julio entrará a formar parte del Proyecto Foltra. Su mejor lección: aprender a vivir el momento sin obsesionarse en el futuro. ¡Mucha suerte, Isabel!

Perros de asistencia y terapia

1 Dic

Actualmente, las personas con algún tipo de discapacidad requieren mejoras en servicios especiales para poder tener una buena calidad de vida. En Magia canina queremos formar parte de la difusión, sensibilización y concienciación para abrir los ojos ante el gran trabajo que desarrollan los perros especializados en la labor social. Estos animales entregan su vida para cubrir una necesidad real y que comparten en cuerpo y alma con sus propietarios, formando una conexión especial juntos.

¿Qué aporta un perro de asistencia o de terapia?

Son una motivación a la hora de realizar tareas, existe una mejora psico-social, ayudan en determinadas áreas, crean responsabilidades, canalizan las emociones… Aumentan la autoestima, con ellos se sobre llevan mejor las adversidades, producen sentimientos de relajación, disminuyen sensaciones de estrés y soledad por su carácter comunicativo y poco contradictorio, estimulan y son un soporte con el que alcanzar objetivos más rápidamente.

Clasificación:

*Perros de asistencia: Es aquel entrenado para asistir y ayudar a una persona con discapacidad.

* Perros señal: Para personas con discapacidad auditiva su función es reconocer fuentes de sonido.

* Perros guía: Para personas con discapacidad visual su función esquivar obstáculos,ayudar a cruzar,ect.

* Perros de servicio: Para personas con alguna discapacidad física. Su función es recoger, traer objetos determinados, abrir puertas, ayudar a desvestirse entre otros.

* Perros de aviso o alerta médica: Para personas con discapacidad. Alertan de una situación de emergencia, como puede ser un ataque epiléptico o una bajada de glucosa en una persona diabética.

*Perros de terapia: Es un facilitador y canalizador que ayudará junto con un experto del ámbito de la educación o de la salud acompañado por un técnico especializado a contribuir en el desarrollo global de la persona. Estos animales enriquecen pero nunca sustituyen una actuación terpeútica, no son sanadores.

Desde Familias S.O.S Ictus, queremos hacer hincapié en la necesidad de que la ley autonómica o de ámbito nacional regule a la situación de los perros de asistencia y animales de terapia. Favorecen la accesibilidad y la autonomía de personas con discapacidad. No pongamos barreras puesto que ellos nos ayudan a derribarlas… a cambio de nada.

Autor: Ánder Pérez, educador canino y técnico en terapias con animales. Es blogger de Magia Canina, que también está en Facebook. ¡Gracias por colaborar con nosotros, Ánder!

Foto: Perros de asistencia y terapia con animales