Archivo | Pequeños consejos RSS feed for this section

La importancia de los cambios de rol tras un ictus

20 Nov

Nuestra querida amiga Paloma Peña, blogger de Terapia Ocupacional en el DCA, ha querido aportar su pequeño granito de arena para darnos su visión profesional sobre los roles tras un ictus:

La Real Academia de la Lengua Española define rol como el “papel o función que alguien o algo cumple”. Todos desempeñamos diferentes roles a lo largo de nuestra vida: somos hijos, estudiantes, miembros de grupos, amigos, trabajadores, padres, esposos, nietos, jefes, cuidadores, abuelos…

En cada momento desempeñamos varios roles simultáneamente: nieto-hijo-estudiante, padre-trabajador, madre-abuela-cuidadora, etc., y de forma inconsciente interactuamos con los demás en base a la posición del rol que representamos frente al de nuestros interlocutores. No trato igual a mi padre que a mi jefe, o a mis colegas de trabajo.

Nuevos roles tras un ictus

Cuando una persona sufre un ictus, a poco grado de afectación que tenga, sus roles habituales cambian. Primeramente, adquieren el rol de enfermo, han de cuidar de su salud más que antes, realizar revisiones, ir a rehabilitación… Al mismo tiempo, pueden perder su rol de trabajador y de miembro activo en la sociedad en la que se desenvolvía hasta entonces.

En el caso de que las secuelas sean más graves, se adquiere el rol de persona dependiente, lo que provoca situaciones de difícil resolución dentro de la unidad familiar. Es importante hacernos conscientes de nuestros nuevos roles, ya que en estos casos es común tomar las decisiones en lugar de la persona, sobreprotegerle o tratarle como si fuera un niño cuando no lo es. Es mejor identificarnos como hijos-cuidadores que como padres de nuestro padre. Asimismo, la esposa pasa a ser esposa-cuidadora y no madre. Lo mismo ocurre cuando la afectada es la madre y esposa.

La familia es un apoyo imprescindible y, al mismo tiempo, puede sumar dificultades en la recuperación de la persona si sus miembros se desubican y sienten que pierden el papel que tenían dentro de ella. Esto no ocurre, simplemente se suman roles nuevos que, si no sabemos desempeñar, podremos acudir a un profesional para que nos oriente.

Paloma, ¡¡muchísimas gracias por participar en Familias SOS Ictus!! Y, sobre todo, por realizar esa gran labor para y por nuestro colectivo. Enhorabuena.

¿Volver a ‘hablar’ tras la afasia?

4 May

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y es verdad. Trasladando el dicho al día a día de una persona con trastornos en la comunicación, los gestos y las entonaciones se convierten en los mecanismos clave para hacerse entender. Porque el lenguaje no es sólo verbal y es muy importante saber recurrir a otras herramientas.

El comunicador es un elemento que da mucha independencia: pequeñas cuartillas con imágenes que indican todos los elementos habituales de la vida diaria: comida, ropa, refrescos, lugares, objetos, hobbies, familia, etc. Se puede llevar encima, ocupa poco espacio y favorece la expresión ante personas desconocidas. ¿Cómo pedir un café en un bar si no puedes hablar? Fácil… señalando una imagen con café con el comunicador. Obviamente, el resultado -además del café- supone un refuerzo en la confianza y la autoestima de la persona.

Tampoco puede faltar un trabajo exhaustivo en logopedia para obtener expresiones cortas, pero elementales (“sí, no, quiero, dame, etc”), así como la recuperación del lenguaje escrito, con palabras sueltas, pero que pueden ayudar a que el afásico vuelva a comunicarse. Obviamente, en otros términos, pero recuperando la capacidad de relacionarse con su entorno, fundamental para mantener su estado de ánimo.

Con esto queremos incidir en la necesidad de asumir las limitaciones que impone la afasia, buscando alternativas que mejoren nuestra situación y, por ello, animamos a nuestros lectores a que compartan trucos y experiencias para mejorar nuestra comunicación.

Vendajes neuro-musculares contra la afasia

28 Ene

Hoy tenemos una gran noticia que compartir con vosotros. Quizás conocéis de qué se trata: los vendajes neuro-musculares. Hasta ahora sabía que se aplican en fisioterapia, pero desconocía que sirvieran de ayuda para personas con afasia. Al parecer, se aplican tiras en la garganta para estimular la zona y favorecen la vocalización.

Gracias al apoyo que nos damos entre los familiares afectados nos topamos con alternativas como ésta, que además de favorecer la rehabilitación, refuerza nuestra esperanza y las ganas por seguir luchando. Os contaré mi experiencia en cuanto las pruebe con mi madre.

Foto: Solostocks

10 recomendaciones para prevenir el ictus

9 Ene

El ictus es la tercera causa de muerte en los países desarrollados y una de las principales causas de incapacidad duradera. El riesgo de que se repita es del 10% en el primer año y supera el 30% cinco años después. El tratamiento posterior debe incluir irremediablemente: medicamentos, rehabilitación física y tratamiento psicológico. Pero la prevención es la única terapia que está en la mano del afectado:

1. Controlar la tensión arterial: ten tu tensión por debajo de 14/9.

2. Vigila tu corazón: arritmias, enfermedades de la sangre u obstrucciones de arterias.

3. Suprime radicalmente el tabaco y evita ambientes con humo.

4. No tomes alcohol.

5. ¿Tienes diabetes? Vigílala.

6. Revisa tu colesterol: obj.- CT <175, LDL<100).

7. Prioriza la fruta y la verdura en tus comidas.

8. Evita el sobrepeso y la vida sedentaria. Camina 30-60 minutos diarios.

9. ¡Aléjate de las drogas! No machaques tu cerebro.

10. Precaución con los fármacos anticonceptivos orales

Familiares ante un ictus: cómo asumirlo

18 Nov

Cómo afrontan los hijos el golpe de un ictus. Es un asunto delicado, más aún cuando estos son pequeños. Sin responsabilidades ni obligaciones, de repente, ven cómo su vida ha cambiado radicalmente y cómo su entorno sigue su ritmo. Nadie se para. La vida sigue.

Como familiar afectado, creo que el paso más complicado es el de la aceptación. Cuesta entender el cambio de rol, de prioridades, de responsabilidades. “Tu madre ya no será la misma”. Ahora ella es la dependiente y tú la responsable. Difícil de digerir con 24 años… Lo habitual suele ser pensar que algún día todo cambiará. Nada de eso. Con el tiempo, aprendes a convivir con la enfermedad, te adaptas a ella y sigues adelante. Pero nada volverá a ser igual.

La aceptación es dolorosa, pero es la que permite a los familiares salir adelante. Muchos de ellos pasan por depresiones, malas rachas, crisis de ansiedad… Pero después de que han asumido el golpe, llega la hora de convivir con las nuevas circunstancias.

Por ello,desde Familias SOS recomendamos a los familiares afectados que no se hagan los fuertes, que acepten todas las manos que se ofrezcan.Recurran a la familia, los amigos, el psicólogo, el deporte, la meditación o,incluso, las flores de bach si lo creen necesario. La enfermedad es una carrera de desgaste y tienen que prepararse psicológicamente.Y las ayudas son necesarias. Mucho. Aunque uno crea que puede con todo.